fbpx

¡Yoga todo el día!

Yoga

Existen varios tipos de yoga con los que todos nos podemos encontrar, la que más nos gusta en el Club de Oro, es la que nos hace pensar en el beneficio de todos los seres.

   Si hacemos asanas (posturas) durante una hora al día, quedan aún 23 horas de la jornada en las que podríamos con plena conciencia mejorar nuestro yoga y nuestro día; simplemente por la forma en la que hacemos nuestras actividades en un día normal. En el Tíbet a esto se le llama Chulam Neljor: Yoga todo el día.

Podemos hacer yoga todo el día en cinco niveles

1.- Con nuestro exterior, con el cuerpo físico, la forma más importante de hacer yoga todo el día es simplemente sentarse derecho, sin importar lo que estemos haciendo. Esto no suena como cualquier otra gran práctica de yoga, pero en el Tíbet era considerado una de las más importantes prácticas de yoga. Ya que el evitar que la columna se mantenga doblada permite que el canal central se mantenga abierto y libre de tensiones; nuestro cuerpo se hace más fuerte y saludable.

2.- Cuando nos sentamos derecho e incluso cuando caminamos por ahí, es importante que tengamos conciencia de mantener nuestro estómago ligeramente contraído, apretando levemente los músculos del abdomen. Esta es una forma suave del bandha (candado) que mantiene acumulada la concentración de nuestro prana (energía vital), en el chakra (centro de energía) del ombligo. Más tarde cuando necesitemos usar ese depósito durante nuestras asanas (posturas), estará ahí listo para nosotros.

3.- ¡Conservar la sonrisa en nuestro rostro es otra forma de hacer yoga todo el día! Esto afloja los puntos terminales importantes que se encuentran a los lados de nuestro rostro y permite que el entrecejo se relaje (nadie puede fruncir el ceño con una gran sonrisa). La energía vital o prana puede entonces fluir libremente por este canal; que se traduce en pensamientos más positivos y por ende comenzar a ver la vida desde otra óptica más optimista

4.- En el nivel inferior siguiente, a lo largo del día trata de mantener la respiración de reflejo; exhalando de forma normal, pero intentando vaciar tu abdomen completamente hasta que un espasmo o reflejo en el vientre nos diga que es momento de inhalar; entonces inhalamos normal y completamente hasta que obtenemos un espasmo o reflejo similar en nuestro pecho. Esto asegura un calmado y constante flujo de oxígeno para nuestro cuerpo y cerebro en el transcurso de todo el día. La respiración constante y calmada asegura también un prana que fluye calmado y constante por nuestros canales interiores.

5.- Sostener todo el día tu práctica de dar y recibir (Tong len). Aún más importante, recuerda usar tus pensamientos para alcanzar este prana de tu interior. Mantén tu práctica de dar y recibir todo el día, pon tus ojos amorosos en ese cansado hombre de negocios que está derrumbado al otro extremo del vagón del metro, mira en tu oficina a la persona que obviamente está muy estresada el día hoy. Observa a tu esposo, o a tu esposa, o tus hijos, cualquier persona a la que damos por hecho, que están teniendo un momento difícil en casa. Y entonces, muy callada y silenciosamente, de manera anónima toma sus problemas y envíales felicidad, todo esto por medio de tu respiración (inhalando sus lamentaciones y exhalando luz hacia ellos).

Esta es la práctica de yoga máxima. Realízala… todo el día.

Se parte del Club de Oro ACIP  y hagamos yoga juntos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp

Una respuesta a «¡Yoga todo el día!»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X